Conversa con nosotros

EL SUELO, UN RECURSO VULNERABLE

El suelo es un recurso finito, que no puede regenerarse por sí mismo. Considerando que es la base en donde se sustenta la vida, no podemos ignorar su vulnerabilidad.

El suelo es el medio para obtener alimentos, fibras, combustibles, entre otros elementos esenciales para la vida humana moderna. Sin embargo, su importancia es desplazada por la tendencia al consumo excesivo e innecesario de bienes y productos.

La degradación de suelos es promovida por prácticas insostenibles del uso de suelos y fenómenos climáticos adversos consecuentes de múltiples factores sociales, económicos y políticos. El 33% de los suelos a nivel mundial se encuentran degradados por procesos erosivos. La tendencia actual en la degradación de suelos permite concluir que, en un futuro cercano, no se podría sostener la alimentación de una población mundial que crece a nivel exponencial. Se estima que para el 2050 la población superará los 9 billones de personas, como resultado, la demanda de alimentos será todo un reto, al menos que, asumamos con responsabilidad la conservación de los suelos.


Imagen de Odoo y bloque de texto

¿Qué podemos hacer?

Si bien la problemática de la degradación de los suelos es irreversible, se puede lograr un uso sostenible de suelos, relacionados a diferentes factores que promuevan la producción de alimentos de una manera eficiente.

*Promover tecnologías adecuadas mediante la promoción de programas de producción alimentaria que involucren políticas de conservación de los recursos naturales.

*Mantener el suelo con cubiertas vegetales, para prevenir la compactación y la erosión de suelos producidas por las escorrentías superficiales.

*Aumentar la capacidad de producción del cultivo con los recursos disponibles.

*Implementar planificación territorial que permita el mejor aprovechamiento de las tierras aptas para la agricultura. El buen uso del suelo también forma parte de prácticas conservacionistas de los suelos.

*Cuidar la capacidad que tiene el suelo de funcionar como un sistema vivo vital para el desarrollo de cultivos y ecosistemas.

*Reincorporar los nutrientes extraídos por las plantas en suelos cultivados para preservar la fertilidad y productividad.

    

Es de gran importancia comprender que los usos correctos de los recursos no solamente beneficiaran a nivel económico, sino también aportará de manera significativa a la preservación de los recursos limitados que necesitamos para producir.


Escrito por : Christian Palacios / AGRORUM SA